Hola, somos vecinos de Torrelodones, como tú.

Concejales Vecinos por Torrelodones

Somos un partido político de Torrelodones, fundado en abril de 2007 por un grupo de vecinos, sin ningún contacto anterior con la política, concienciados y comprometidos con su municipio, y preocupados con el rumbo que la política municipal estaba tomando en este pueblo, que llevaba gobernado por la misma estructura de poder desde hacía casi 25 años.

El origen de Vecinos tiene relación a partes iguales con el arraigado movimiento vecinal del pueblo, estructurado en torno a partidos independientes durante los primeros años de la transición, y con una plataforma medioambiental llamada Torrenat (Torrelodones por la Naturaleza y el Desarrollo Sostenible).

Los desmanes urbanísticos del PP en la legislatura 2003-2007 son el detonante que lleva a Elena Biurrun y a un grupo de vecinos concienciados a tomar la decisión en marzo de 2007 -apenas dos meses antes de las elecciones municipales- de constituirse como partido político.

En esa fase se definen las bases de lo que hoy es Vecinos por Torrelodones: trabajo duro, honestidad y el deseo de mejorar nuestro pueblo y transformarlo en un lugar más “vivible”, dejando de lado lo ideológico o lo dogmático y centrándonos en un concepto que definimos como municipalismo sensato.

En aquellas elecciones de 2007 obtenemos cuatro concejales, algo que nos convierte en el primer partido de la oposición. Y a eso nos dedicamos durante cuatro años: a hacer una oposición férrea a un PP que, con su mayoría absoluta, se fijó como prioridad el desarrollo urbanístico de las 128 hectáreas, denominadas AHN (Área Homogénea Norte)

Nuestros cuatro concejales realizan un impresionante trabajo de fiscalización y control del gobierno municipal, cuyo logro más importante fue parar en la Comunidad de Madrid este faraónico proyecto urbanizador. La documentación presentada a los técnicos de la Comunidad resultó de tal solvencia, abundancia y claridad que les fue imposible validar el proyecto municipal presentado por Carlos Galbeño.

En las elecciones municipales celebradas el 22 de mayo de 2011, Vecinos por Torrelodones consigue un 37,4% de los votos (4.076 sufragios), logrando romper la mayoría absoluta del PP y ascender hasta los 9 concejales (10 del PP, 1 del PSOE, 1 de ACTÚA).

El 11 de junio de 2011 Elena Biurrun es investida primera alcaldesa de Torrelodones.

A partir de ese momento, se inicia el trabajo titánico de transformación de nuestro pueblo que se ve revalidado en 2015 con la obtención de la mayoría absoluta en el consistorio torresano. En aquella ocasión, VxT obtuvo 5.767 votos (un 50.37%) y 12 concejales. El PP por su parte se quedó en 6, mientras que PSOE, Confluencia y Ciudadanos lograron un concejal cada uno.

A lo largo de estas dos legislaturas nos hemos empeñado en lograr una administración transparente, austera, rigurosa, eficaz, basada en criterios de racionalidad, con un orden de prioridades claro, situando lo necesario por encima de lo superfluo y, sobre todo, escuchando y haciendo partícipes a los vecinos.

También hemos creído preciso transformar la trama urbana y reconfigurar la movilidad y el espacio público para dar más protagonismo al peatón, a los mayores y a la infancia. Las ciudades y pueblos cuya concepción y planificación se piensan y se viven para caminar y disfrutar son más humanas y mejores.

Nuestro objetivo es transformar Torrelodones; hacerlo más habitable y amigable, con una política alineada con los principios del desarrollo sostenible y del contacto con nuestro privilegiado entorno natural, una ciudad amiga de la infancia. Y también con la alegría visual que nos proporcionan las múltiples actuaciones realizadas con artistas urbanos y que han dotado a nuestro pueblo de color, recuperando espacios que resultaban invisibles e incluso desagradables y convirtiéndolos en auténticas obras de arte.

Apoyamos el deporte, la cultura, los estilos de vida saludables y la movilidad sostenible. Con ejemplos como el “Pedibus” que permite a muchos niños de nuestra localidad ir andando a sus centros escolares.

Y no podemos olvidarnos de una de las tareas a las que nos pusimos nada más iniciar nuestra gestión de gobierno: el saneamiento de las cuentas públicas, reducir la deuda, aquilatar los gastos y aumentar las inversiones imprescindibles para solucionar las deficiencias que se venían arrastrando durante años, y acometer actuaciones muy necesarias: desde la renovación de entonces la maltrecha red de saneamiento y alcantarillado hasta obras de mayor calado como la rotonda de los bomberos, el paso inferior de la A6, o la peatonalización de la Calle Real, entre otras, que hoy son ya una realidad.

Hay que tener en cuenta que cuando accedimos al Ayuntamiento, este contaba con una deuda con entidades bancarias de casi 14 millones de euros. A ella se sumaban pagos no contabilizados y pendientes de regularizar por importe de más de 6 millones que añadidos a los anteriores alcanzaban los 20 millones de euros. Siete años después, unos y otros se han satisfecho y el municipio alcanza el reto de la deuda cero.

Lo más destacable de este hecho es que su consecución no se ha hecho en base a recortes, sino mediante la racionalización y el control del gasto, a lo que se ha sumado el comportamiento favorable de los ingresos. Prueba de ello es que esa consolidación de la deuda se ha realizado al tiempo que se acumulan más de 30 millones en proyectos de inversión.

Nuestro decálogo

  • 1. Promover la tranquilidad, el sosiego, la afabilidad y el aire limpio frente al estrés, las prisas, la agresividad y la contaminación.
  • 2. Aplicar el principio de máxima eficiencia en el uso de los fondos públicos, que no son propiedad de los políticos, sino de los ciudadanos, puesto que son el fruto de la recaudación de los impuestos que pagamos todos los vecinos.
  • 3. No partir de recetarios ni de dogmas ideológicos preestablecidos.
  • 4. La sostenibilidad ambiental y la equidad social.
  • 5. Ajustar el desarrollo a los límites físicos y biológicos de Torrelodones, con la única finalidad de mejorar la calidad de vida y ocupación del municipio.
  • 6. Poner en marcha una política diferente a la que ofrecen los partidos tradicionales, con unas prioridades y una escala de valores diferente.
  • 7. No resignarse a que los vecinos desempeñen el papel de meros consumidores, reivindicando la condición de ciudadanos. La pasividad política no puede ser una buena opción para mejorar las cosas.
  • 8. Tolerancia 0 a la corrupción y a las corruptelas, promoviendo la máxima transparencia en las actuaciones públicas.
  • 9. La búsqueda permanente de puntos de encuentro con el resto de los partidos y los grupos sociales.
  • 10. Fomentar el pensamiento crítico y reconocer en la discrepancia una fuente de enriquecimiento.
torrelodones minuto a minuto

Facebook

Twitter

¡Síguenos!
cargando...

Instagram

Ver más...

Youtube

¡Síguenos!