VxT

¿De qué hablamos cuando hablamos de trasparencia? En el preámbulo de nuestro programa electoral 2019-2023, con el que revalidamos la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Torrelodones, se puede leer que nuestra actuación programática se enmarca en cinco ejes: Información y transparencia Participación Transversalidad en las decisiones municipales Eficacia en la gestión Viabilidad Además, el punto […]

transparencia

¿De qué hablamos cuando hablamos de trasparencia? En el preámbulo de nuestro programa electoral 2019-2023, con el que revalidamos la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Torrelodones, se puede leer que nuestra actuación programática se enmarca en cinco ejes:

  1. Información y transparencia
  2. Participación
  3. Transversalidad en las decisiones municipales
  4. Eficacia en la gestión
  5. Viabilidad

Además, el punto octavo del decálogo de nuestro partido habla de “tolerancia cero a la corrupción y las corruptelas, promoviendo la máxima transparencia en las actuaciones públicas”.

Queda claro, por tanto, que la transparencia para Vecinos por Torrelodones no es ningún adorno, es un convencimiento. Se trata de un valor esencial, de una filosofía, uno de esos elementos diferenciadores que nos han hecho repetir hasta la saciedad que otra forma de hacer política es posible.

La transparencia es sinónimo de honestidad, de no tener nada que esconder. Es un valor ético cuyo objetivo es que los demás (en nuestro caso, los vecinos) entiendan claramente nuestras motivaciones, nuestras intenciones y objetivos.

Y en la Administración Pública, la transparencia es un cambio de paradigma en las relaciones con los ciudadanos. Los ciudadanos no quieren ser sujetos pasivos de la política. Queremos saber cómo se gastan nuestros impuestos, cómo se toman las decisiones que marcan nuestra vida o quiénes son los responsables de esa toma de decisiones.

La publicación de los datos abiertos y de todas aquellas informaciones que exigen la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno y la Ley 10/2019 de Transparencia y Participación Ciudadana de la Comunidad de Madrid marcan un escenario de mínimos con respecto a las obligaciones de transparencia activa, esto es, aquella información y datos que una administración está obligada a poner a disposición de los ciudadanos.

Pero es eso: un escenario de mínimos. En nuestro compromiso hacia la transparencia, aún queda un largo y complejo camino por recorrer. Es el camino de hacer normal lo que hasta ahora era una anomalía y que el ejemplo de ayuntamientos como el nuestro cunda.

Democracia y oscurantismo son incompatibles. El filósofo y politólogo italiano Norberto Bobbio definía la democracia como “el gobierno del poder público en público”. Público en contraposición a privado, pero público también en contraposición a secreto u oculto.

La nueva forma de gobernar (la forma de gobernar en la que creemos en Vecinos por Torrelodones) apuesta por el consenso, el intercambio de opiniones, la transparencia y la participación positiva, con un único objetivo: el bien común.

transparencia

De donde veníamos…

 

 

En los años anteriores a la llegada al gobierno municipal de Torrelodones estaba prohibido grabar los plenos y estos se habían trasladado a las 9 de la mañana para evitar, en la medida de lo posible, la asistencia de los vecinos.

En aquellos años (como nos recuerda la reapertura del ”caso espías” el pasado mes de febrero) desde el Ayuntamiento de Torrelodones presuntamente se contrataba a investigadores privados para que espiasen (presuntamente de nuevo) a ediles rebeldes o poco dados a doblegarse ante turbios proyectos urbanísticos.

Antes de que llegara Vecinos por Torrelodones al gobierno local del municipio, la transparencia era una utopía.

Por eso, que partidos al uso que han practicado el oscurantismo y se han aprovechado de forma continuada del bien común en beneficio propio, se les ocurra poner en duda la apuesta de nuestro partido por la transparencia no hace más que divertirnos. Las mentiras tienen las piernas muy cortas (lo vemos cada día en nuestro Parlamento) y también aburre bastante, además de intentar desacreditar el trabajo más importante: el de los técnicos del ayuntamiento. En Torrelodones solo cabe sentirse orgulloso de ser un pueblo auténtica referencia en materia de transparencia a nivel nacional. Lo demás es pura envidia.

Las posiciones en los rankings que solemos encabezar o los premios tanto a nivel nacional como internacional por nuestras políticas de transparencia no son el objetivo, pero sí un indicador claro y evidente de la apuesta política y del trabajo del personal de nuestro ayuntamiento.

Hace sólo unas semanas, la Universidad Autónoma de Barcelona concedió uno de los sellos InfoParticipa 201 a Torrelodones al haber obtenido una puntuación del 92% en su medición de indicadores de transparencia; Además, Torrelodones sigue ocupando el primer lugar de entre todos los ayuntamientos de la Comunidad de Madrid y el séptimo de España en el índice que elabora DYNTRA para evaluar la transparencia de ayuntamientos y municipios.

Nuestra apuesta por la transparencia, el buen gobierno y la rendición de cuentas es más que una evidencia y crece cada día.

Nuestros vecinos lo saben. Y lo saben porque somos transparentes.

transparencia

Publicaciones relacionadas