VxT

Cada día es más frecuente encontrarse con jabalíes en muchos municipios de la Comunidad de Madrid. El problema no afecta únicamente a Torrelodones  sino a muchos otros pueblos, especialmente aquellos de la región noroeste (Majadahonda, Las Rozas, Collado Villalba, Moralzarzal…) en los que los espacios urbanizados están en contacto directo con espacios naturales, en los que se […]

jabaCada día es más frecuente encontrarse con jabalíes en muchos municipios de la Comunidad de Madrid. El problema no afecta únicamente a Torrelodones  sino a muchos otros pueblos, especialmente aquellos de la región noroeste (Majadahonda, Las Rozas, Collado Villalba, Moralzarzal…) en los que los espacios urbanizados están en contacto directo con espacios naturales, en los que se han abandonado los tradicionales usos forestales y pastoriles. Pero este asunto no es únicamente un problema de Madrid. Hace días el Periódico de Catalunya se hacia eco de la gravedad que el caso empieza a tener, no ya en zonas rurales de Girona, sino en Sant Cugat e incluso en la propia Barcelona. Y no son los únicos: Jávea, Granada, Mijas… han sufrido casos similares.
La realidad es que un Ayuntamiento por si sólo no tiene competencias ni capacidad de afrontar un asunto como este, aunque Torrelodones es claramente consciente de los riegos que entraña el contacto de los jabalíes con las zonas urbanizadas, especialmente en las épocas estivales, cuando el pasto se seca y los animales intentan penetrar en los jardines. Este invierno, especialmente seco, hace que la situación se haya prolongado y siga siendo un problema también en invierno.
Además, a esta situación hay que añadir el mal estado de ciertos tramos del muro de El Pardo que permite a los jabalíes acceder a las zonas urbanizadas, la existencia de cotos de caza próximos y la reiterada tendencia de algunos vecinos de dejar basura orgánica fuera de los contenedores, por no mencionar a los que directamente les echan de comer.
Hace ya muchos años, antes de 2011, el Ayuntamiento de Torrelodones solicitó  a la Comunidad de Madrid, los permisos necesarios para realizar una “espera” preventiva que redujera el número de ejemplares así como controles en los cotos para impedir que los animales salieran de ellos. Ninguna de las dos solicitudes fue atendida.
Desde que Vecinos por Torrelodones está en el equipo de gobierno siempre hemos mantenido la misma posición: realmente es algo complicado de gestionar, es parte de nuestra realidad por encontrarnos en el entorno natural que nos encontramos y, sin duda, se requiere una gestión clara en el ámbito autonómico.
La situación actual es que:

  1. Existe una significativa presencia de jabalíes en la zona noroeste de Madrid  como consecuencia de la desaparición de los predadores naturales (lobo), de la disminución de su caza (en Torrelodones hay 5 cotos ahora inactivos pero que tuvieron mucha actividad en su momento) y  de la expansión de los encinares sobre antiguas zonas de cultivo (por ejemplo, la zona del AHN).
  2. Los jabalíes se acercan cada vez más a las zonas urbanas por varias razones. Primero, porque cuando escasea el alimento en el monte es sencillo lanzarse a las apetitosas zonas verdes de Torrelodones; segundo, porque sorprendentemente hay bastante gente que los alimenta; y, tercero porque cada vez hay mucha menos caza.jabalies

¿Qué alternativas hay para manejar este asunto? Por ejemplo, en la población vecina de Las Rozas utilizan el método de las jaulas, método que supone un coste de 80.000 € al año, más el coste de las propias jaulas, que no es nada barato. Este sistema es un tanto ‘encubierto’ porque, una vez sacados de las jaulas, los animales son sacrificados.
El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Torrelodones ha hablado en reiteradas ocasiones con la Comunidad de Madrid para que en el marco de la gestión de los Parques Regionales de la Cuenca Alta del Manzanares y del Curso medio del Guadarrama aborde una gestión de la fauna desde una perspectiva integral y con criterios de sostenibilidad a largo plazo, dentro del plan de manejo de los encinares y enebrales de la rampa de la Sierra del Guadarrama,
La situación, en cualquier caso, es compleja y no tiene soluciones inmediatas. Por supuesto, no vamos a dejar de insistir en la necesidad de que la Comunidad de Madrid se implique de lleno en la resolución de este asunto para lo que ofrecemos todo nuestro apoyo y colaboración. Como hemos reiterado en diversas ocasiones, no somos partidarios ni vamos a solicitar ni autorizar esperas ni ningún otro método de caza en Torrelodones.
De momento, aconsejamos mucha prudencia cuando se circula por la zona; hacer caso de las señales de tráfico y de avisono alimentar voluntariamente a ningún animal ni dejar restos orgánicos en ningún sitio. Especial atención al depósito de bolsas de basura dentro de los contenedores, nunca fuera, y aviso inmediato a policía o protección civil.
 (foto: Torreinfo)
 

Publicaciones relacionadas