VxT

Estamos convencidos de que el noventa por ciento de quienes han leído el título de este “post”, automáticamente han pensado en “cuánto dinero». Pues bien, han acertado casi en un noventa por ciento, pues fundamentalmente vamos a hablar de eso, de dinero. Los ciudadanos tenemos claro, o deberíamos tenerlo, que los ayuntamientos necesitan dinero para funcionar, dinero […]

Estamos convencidos de que el noventa por ciento de quienes han leído el título de este “post”, automáticamente han pensado en “cuánto dinero». Pues bien, han acertado casi en un noventa por ciento, pues fundamentalmente vamos a hablar de eso, de dinero.
Los ciudadanos tenemos claro, o deberíamos tenerlo, que los ayuntamientos necesitan dinero para funcionar, dinero que proviene de nuestros impuestos, ya sean los que pagamos al propio ayuntamiento, a la comunidad autónoma, a la nación o a Europa, de forma directa o indirecta. Todo lo que en un municipio se compra, se construye, se contrata, se renueva, se repara o incluso se dona, supone un gasto y, por lo tanto, requiere dinero.
Lo que los ciudadanos no tenemos tan claro es cuánto dinero cuesta cada cosa: servicio, instalación, reparación… tanto en términos globales anuales como en términos de lo que pagaría cada hogar, cada familia, aproximadamente (vamos, redondeando) al año. Así que, desde este espacio, vamos a ver qué cuestan las cosas –algunas y algunos servicios-  en Torrelodones.
Lo primero que hace falta para que un ayuntamiento eche a andar son los empleados municipales: funcionarios y laborales. A pesar de los recorte que hicimos en personal de confianza cuando Vecinos por Torrelodones llegó a la alcaldía, los sueldos del personal del ayuntamiento más el coste de la Seguridad Social, asciende actualmente a 10.700.000€, unos 1.350€ por hogar al año. Este es el gasto mayor al que tenemos que hacer frente.
MEn el ámbito de la ciudad como entorno físico, tangible, pisable, podemos decir que limpiar las calles nos cuesta 680.000€ (86€/familia/año), recoger las basuras 970.000€ (122€/f/a), mantener nuestros parques y jardines 413.000€ (52€/f/a), peatonalizar la Calle Real nos ha costado 400.000€ (57€ por familia) y las nuevas aceras que se han hecho este año han supuesto un gasto de 180.000€ (26€/f).
biblioSi miramos ciertas instalaciones y servicios, y nos centramos, por ejemplo, en los ámbitos educativo, deportivo y cultural, mantener la Biblioteca cuesta 172.000€ (25€/f/a), la Escuela Infantil Las Ardillas 635.000€ (90€/f/a), la Casa de Cultura 1.200.000€ (170€/f/a), la Escuela Municipal de Música y Danza 480.000€ (68€/f/a), la Escuela Municipal de Idiomas 400.000€ (57€/f/a) y en Deportes se van 1.100.000€ (157€/f/a).
Para no aburrir con más cifras, pero hablando de gastos varios como son los 140.000€ en Fiestas (20€/f/a), los 600.000€ en alumbrado público (85€/f/a) o 1.950.000€ en Seguridad (245€/f/a).
gastos
En la gestión municipal se hace patente aquello de «las gallinas que entran por las que salen». Por eso, cuando alguien deja las heces de su querido perro sin recoger sobre la acera o en un jardín o en la zona canina, hay que pagar más para que se limpie lo que ese ciudadano incívico y marrano nos ha dejado, y supondrá que la limpieza en otro punto del municipio será deficiente o al menos no estará a la altura de los esperado. Cuando alguien se ha comprado un todoterreno (o un utilitario muy versátil) específicamente para aparcar sobre las aceras y las deterioran y rompen, supondrá que el dinero utilizado en repararlas retrasará acometer el acerado de las zonas que lo necesitan, pues no olvidemos que, hasta hace poco, en Torrelodones faltaban muchas aceras. Si unos gamberros destrozan el mobiliario urbano porque son incapaces de pasárselo bien sin hacer daño, tras repararlo o reponerlo no nos quedará suficiente capital para amueblar otros parques o para nuevas instalaciones deportivas, lugares donde uno se lo puede pasar muy bien sin fastidiar nada ni a nadie. muro1
La ciudad, su uso, su mantenimiento, su mejora… es cosa de todos nosotros porque con nuestros impuestos lo pagamos. Pero eso no justifica un uso inadecuado de los mismos ni su destrozo. El ciudadano debe asimilar ésto, interiorizar que lo que le rodea es suyo pero también es de todos, que hay que cuidarlo y exigir a los demás que lo cuiden, como hacemos con nuestras cosas y en nuestras casas; que hay que ser parte activa en respetar y hacer respetar su entorno… Entonces, habremos dado un paso de gigante en mejorar la calidad de vida de todos nosotros y Torrelodones será un lugar aún mejor.
Por cierto: el noventa por ciento de lo que cuestan las cosas es dinero, pero sin ese diez por ciento restante de ilusión, esfuerzo, creatividad, civismo y sentido común, que no podemos sustraer de ese coste, al final pagaríamos todo mucho más caro.
 
 
 

Publicaciones relacionadas