VxT

En 2005 el 23% de los ingresos municipales del Ayuntamiento de Torrelodones dependían de los impuestos y tasas urbanísticos (ICIO y tasas de obras). Las arcas municipales recibieron entonces 4,2 millones de euros de las promociones urbanísticas en marcha en aquel momento. En 2013, apenas se ingresaron  261.470€ y las aportaciones dependientes de la actividad […]

En 2005 el 23% de los ingresos municipales del Ayuntamiento de Torrelodones dependían de los impuestos y tasas urbanísticos (ICIO y tasas de obras). Las arcas municipales recibieron entonces 4,2 millones de euros de las promociones urbanísticas en marcha en aquel momento. En 2013, apenas se ingresaron  261.470€ y las aportaciones dependientes de la actividad inmobiliaria supusieron tan sólo el 1,02% del total de ingresos. Curiosidades: en 2013 Torrelodones obtuvo un importante superávit presupuestario.
Durante los años del boom inmobiliario escuchábamos como dogma de fe que los desarrollos inmobiliarios eran la única forma de financiar los Ayuntamientos pues aportaban un alto porcentaje de los ingresos totales municipales a través los impuestos y tasas urbanísticas ligadas a la construcción (tasa por la prestación de servicios urbanísticos e Impuesto de Construcción ICIO). La única forma de financiar la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos parecía ser construir y construir.
Torrelodones fue, por entonces, un aventajado alumno en el máster de la burbuja inmobiliaria, duplicando su población y su número de viviendas en apenas 15 años. Sin embargo, estas cifras no fueron suficientes para los supuestos gobernantes de entonces que trataron de recalificar los encinares del Área Homogénea Norte para seguir con el frenesí constructivo. El entonces alcalde, Carlos Galbeño, y la responsable de Urbanismo, Marta Campesino, repetían sin pudor que la única posibilidad de obtener equipamientos para Torrelodones era continuar con el desarrollo urbanístico: “ahora es el momento de adelantarnos al futuro, prever las necesidades de servicios de nuestros vecinos, su financiación y la creación de riqueza necesaria para asegurar su funcionamiento”, decía el Alcalde del PP en un pleno en 2007. “La verdad es que el desarrollo del AHN es la única oportunidad que tiene Torrelodones para completar su red de servicios públicos y su desarrollo armónico con el Medio Ambiente” recogía (en 2008) un boletín distribuido por el PP. Nada más lejos de la realidad.
presu1
Cinco años después, sólo el 1% de los ingresos municipales de Torrelodones dependen del ladrillo. La deuda municipal se ha reducido significativamente, invertimos más de un millón de euros al año en nuestro municipio y logramos obtener superávit presupuestario.
En estos momentos, el ayuntamiento de Torrelodones vive del IBI (39%), de las trasferencias que recibe del Estado (16%), las plusvalías (10%), el IAE (5%) y las transferencias de la CAM (4%). Esos 5 conceptos agrupan 3€ de cada 4€ que recibe el Ayuntamiento.
Y lo más importante, los encinares siguen siendo encinares en Torrelodones.

Publicaciones relacionadas