VxT

En momentos en los que nos sobresaltan escándalos diarios sobre el despilfarro que ha sufrido este país con el dinero público, el dinero de todos, es oportuno traer aquí un pequeño ejemplo de lo que pasaba hasta hace relativamente poco en Torrelodones,  en donde unos pocos patrimonializaban lo que era y es de todos. En nuestro […]

gastos 1
En momentos en los que nos sobresaltan escándalos diarios sobre el despilfarro que ha sufrido este país con el dinero público, el dinero de todos, es oportuno traer aquí un pequeño ejemplo de lo que pasaba hasta hace relativamente poco en Torrelodones,  en donde unos pocos patrimonializaban lo que era y es de todos.
En nuestro municipio, a pesar de ser poco más de 22.000 habitantes, no han existido tarjetas opacas, pero sí una opaca visión de lo que significaba y significa gastar a costa del erario público. Durante muchos años, en esta pueblo, se vivió en el concepto de “esta ronda la pago yo» (un ‘yo’ que no era más que el dinero del ayuntamiento) o el desmadre y derroche en gastos innecesarios e injustificados.
A lo largo de los años 2009, 2010 y 2011, las partidas presupuestarias “Atenciones Protocolarias y representativas” y “gastos de los miembros de órganos de gobierno” (ambos incluidos en el cuadro como «gastos de protocolo») superaron los 45.000 euros anuales, gastos más que discutibles porque no tenían una razón objetiva de ser, con una tendencia escandalosa a cubrir desayunos, comidas y cenas, muchas de ellas menos protocolarias que personales, a las que se añadía la etiqueta “protocolarias” con la que se había venido cubriendo el expediente año tras año.
Entre 2009 y 2011, las facturas recibidas en el ayuntamiento y aplicadas a partidas de protocolo superaron los 150.000 euros, a lo que debemos añadir los diversos anticipos de caja fija y gastos a justificar (que nunca se justificaron), que rondaron los 27.000 euros.
gastos 2
Pero es fácil cambiar. Todo este despilfarro se cortó de raíz, bajando drásticamente las partidas de protocolo en los sucesivos presupuestos, publicándolos en la web municipal, y en los que se puede ver cómo ha desaparecido de raíz esa fijación por las comidas “protocolarias”.
Desde que Vecinos por Torrelodones asumió la alcaldía toda persona que quiera puede acceder a la web municipal y analizar en detalle los cuadros excel colgados con los gastos realizados por cada concejalía. Un simple vistazo a los gastos realizados desde la alcaldía del ayuntamiento de Torrelodones muestra cómo, además de reducir sustancialmente los gastos, éstos se han racionalizado. Todos y cada uno de los movimientos realizados están reflejados, con el concepto detallado, para que no quede margen de duda.
Creemos que la transparencia es parte de los nuevos modelos de gestión municipal y, por qué no, nacional. No se puede seguir pensando que lo de todos pertenece únicamente a unos pocos, que gestionan a capricho y con despilfarro lo que no es suyo.
Desde luego a nivel municipal, que es en dónde nosotros nos movemos, es imprescindible una concienciación clara a este respecto y unas normas que impidan que cuando no se actúa de forma lícita, los responsables queden impunes. Basta ya de jugar a ser generosos con el dinero de los demás y a creer que el voto de los ciudadanos incluye el «todo vale». No para nosotros, no para Vecinos por Torrelodones.
 

Publicaciones relacionadas