VxT

Pagar impuestos duele ¿Por qué negarlo? Se puede pagar con mayor o menor conciencia de lo recibido, pero siempre supone un esfuerzo notable en los ajustados presupuestos familiares. Posiblemente por ese motivo siempre tenemos la sensación de que pagamos más y más cuando no siempre es así. Esto es quizás lo que ocurre con el […]

ibi1
Pagar impuestos duele ¿Por qué negarlo? Se puede pagar con mayor o menor conciencia de lo recibido, pero siempre supone un esfuerzo notable en los ajustados presupuestos familiares. Posiblemente por ese motivo siempre tenemos la sensación de que pagamos más y más cuando no siempre es así.
Esto es quizás lo que ocurre con el IBI de Torrelodones. Desde 2006, año en el que se realizó la última revisión catastral, el recibo del IBI ha ido subiendo como consecuencia de la misma. Sin embargo, desde que gobierna Vecinos por Torrelodones se han adoptado numerosas medidas orientadas a reducir la carga de este impuesto.
En el ejercicio 2013 se redujo el tipo del IBI del 0,46% al 0,45%, lo cual supuso un primer ahorro (pequeño pero ahorro al fin y al cabo) a los contribuyentes. Para muchos no fue perceptible porque los recibos seguían inmersos en el proceso de aplicación paulatina de la revisión catastral y la cuota a pagar se incrementó. Sin embargo la bajada de los tipos amortiguó la subida, que en vez de ser de un 7% por término medio, se situó en un 5%. Entonces y en términos globales, los vecinos pagamos 10,2 millones de euros de IBI, lo cual es superior a los 9,7 millones de 2012, pero inferior a los 10,4 que hubiésemos pagado de no aplicarse esta bajada de tipos.
Ese mismo año se introdujo una bonificación del 5% a aquellos contribuyentes que deseasen fraccionar su recibo en dos pagos, por lo que la suma de las dos bonificaciones permitía “congelar” el recibo medio. Es importante tener en cuenta que hablamos siempre de un recibo medio y que puede haber variaciones en función de diversos parámetros, al margen de las propias revisiones que realiza el catastro.
En 2014 ha habido una nueva medida, en este caso de mayor intensidad, consistente en la solicitud a la Dirección General del Catastro de la revisión de oficio de los valores catastrales con el fin de adecuarlos a la caída de precios que se ha producido en el mercado. Como consecuencia de esa revisión, los valores catastrales se han reducido, de media, un 15%, con la consiguiente rebaja en el impuesto. Y es de mayor intensidad porque no solo vamos a pagar menos de lo que hubiésemos pagado, como pasó en 2013, sino que directamente pagaremos menos que el año anterior.
IBI
La cuota tributaria ha bajado desde los 10,2 millones euros de 2013 hasta los 9,9 millones de este ejercicio. La cuantía también varía de un recibo a otro pero de forma global supone un ahorro de 300.000€ respecto a 2013 y, lo que nunca vemos, está 1,2 millones por debajo de los 11,1 millones  que hubiésemos tenido que pagar si no se hubiese solicitado esa revisión. Lo mismo sucederá en 2015.
Aunque los datos definitivos pueden variar, la cuantía será muy inferior a los 12,1 millones que hubiésemos tenido que desembolsar  si no hubiese bajado el tipo del IBI ni se hubiesen revisado los valores catastrales. De nuevo ahorros, tanto de los que se ven como de aquellos que no. Así de simple.
Por otra parte hay que tener en cuenta lo que nos ahorramos como consecuencia de las bonificaciones de este impuesto. La más importante es la que reciben las familias numerosas, que suponen casi 150.000€ de ahorro para las mismas. Adicionalmente, la medida introducida por Vecinos por Torrelodones de bonificar en un 5% el pago fraccionado del IBI ha supuesto para los casi 3.000 vecinos que la han solicitado un ahorro conjunto de casi 125.000€.
Es cierto que pagamos mucho, pero también lo es que pagamos menos. Lo importante es que ese esfuerzo que hacemos como ciudadanos sirva para que el Ayuntamiento nos preste los servicios a que los que está obligado y que mejoran nuestra calidad de vida de manera eficiente.
 

Publicaciones relacionadas