VxT

Hoy nos gustaría arrojar un poco de luz al tan cacareado asunto de ‘las clases de pintura’. Todo empezó como consecuencia de la decisión del gobierno central de prohibir la contratación de nuevo personal público, lo que nos impidió – tras la baja por incapacidad permanente del titular de las clases de pintura ofrecidas por el […]

Hoy nos gustaría arrojar un poco de luz al tan cacareado asunto de ‘las clases de pintura’. Todo empezó como consecuencia de la decisión del gobierno central de prohibir la contratación de nuevo personal público, lo que nos impidió – tras la baja por incapacidad permanente del titular de las clases de pintura ofrecidas por el Ayuntamiento- contratar a nadie. En casos de baja definitiva, la plaza en la administración debe ser amortizada. Entonces se decidió reconvertir las clases en talleres, a lo que nadie en el Ayuntamiento se opuso, y contratamos externamente a un profesor que acabase el periodo lectivo habitual, hasta el mes de junio, para ocasionar el menor trastorno posible a los alumnos.

Sin embargo, nuestra intención se vio alterada por la denuncia de CC.OO. Torrelodones ante la inspección de trabajo contra el Ayuntamiento (la hija de una representante de este sindicato estaba entre las candidatas al puesto de profesor externo pero no fue elegida) La inspección de trabajo nos aconsejó que, ya que la solución aportada podría malinterpretarse, procediéramos a resolver el contrato. No se sanciona ni se multa al Ayuntamiento ya que las condiciones de trabajo no eran dolosas para el profesor, ni tampoco causaba ningún perjuicio al titular. Sin embargo, se nos impide seguir con las clases como se habían dado hasta entonces.
La ley lo único que permite es que profesores externos que no mantienen ningún relación laboral con el Ayuntamiento oferten actividades, alquilen el espacio en la Casa de Cultura y se encarguen de facturar a los alumnos. De esta forma, la oferta de pintura se reanudaría lo antes posible. Y, así lo hicimos.
Inexplicablemente los usuarios no se sintieron muy contentos y, a pesar de las reuniones con la Concejala de Cultura como con el Concejal de Personal para explicarles lo ocurrido, a pesar de las explicaciones a través de Facebook y de twitter, decidieron manifestarse delante de la  Casa de la Cultura. Insisten en tener un profesor municipal, exigencia hoy por hoy totalmente ilegal y de la que no podemos hacernos eco. No protestan por la formación o capacitación profesional del profesor.
Lo que más llamaba la atención era quiénes acompañaban a los alumnos. A saber: Susana Albarracín, alumna, Ex Gerente de Urbanismo del Ayuntamiento en los tiempos del AHN (PP); José Luis Velasco, propietario de buena parte de los terrenos del AHN (los que no se pueden urbanizar pero lo intentaron en los tiempos de la ex gerente); Rubén Díaz y Miguel Mur, representantes de Actúa (actualmente el primero intentando despedir a la auxiliar de su Grupo Municipal sin justificación y, el segundo, el que se beneficiaría de tal despido ocupando la plaza); Pedro Alvez, miembro de Actúa y representante de CC.OO (sindicato denunciante); Javier Laorden, portavoz del Partido Popular de Torrelodones (curioso que sea del mismo partido que gobierna España e impide contratar a pesar de cumplir la regla de gasto y el equilibrio presupuestario, entre otras muchas normas)
Y, ¿por qué entramos en tanto detalle identificativo? Porque llamaba la atención… Y, es más, ¿qué interés tenían los representantes de esos partidos en oponerse a la única solución posible dado el mandato gubernamental?
No hay que ser un lince para saber qué ocurría… tan sólo estaban haciendo ¡¡CAMPAÑA!! Qué buen cuadro pictórico.
Señoras, señores, queda un año para las próximas elecciones municipales… ¡¡Se abre la veda!!

Publicaciones relacionadas