VxT

No podemos ignorar que Torrelodones es un pueblo con mucho encanto y uno de esos encantos es su excelente nivel gastronómico, sus numerosos restaurantes, su oferta y la profesionalidad de sus gentes. El fin de semana es un buen momento para disfrutar de esta variada oferta gastronómica. Este post conoció su origen en otro blog pero ha […]

No podemos ignorar que Torrelodones es un pueblo con mucho encanto y uno de esos encantos es su excelente nivel gastronómico, sus numerosos restaurantes, su oferta y la profesionalidad de sus gentes. El fin de semana es un buen momento para disfrutar de esta variada oferta gastronómica. Este post conoció su origen en otro blog pero ha sido enriquecido con muchas aportaciones de vecinos y lectores que hemos incluido en esta nueva versión y que esperamos siga creciendo con nuevas y mejores propuestas.
El Toro, tapeo selecto, como ellos mismos dicen. Está en la avenida principal del pueblo – Avenida de Valladolid- en el número 20. El local es muy agradable, los camareros muy atentos y la variedad de pinchos (fríos y calientes) es muy amplia. Buenos vinos. Mi pincho preferido: milhojas de berenjena.
A Compañía, un poquito más adelante y a la izquierda de la Avenida (en el número 15). Esta taberna/restaurante fue la sorpresa del verano pasado ya que el local, por el que han pasado varias enseñas, no conseguía sobrevivir hasta que un joven empresario/emprendedor tomó las riendas y nos brindó un punto perfecto para nuestra ruta. Especialidad en Atún Rojo de las Almadrabas de Barbate (espectacular casi siempre) y de las Hamburguesas Gourmet de Buey, Kobe y Rabo de Toro (yo personalmente no las he probado pero hablan genial de ellas).
Uno de mis preferidos, La sidrería (de Bulnes) en la calle Real 21, una tasca asturiana en la que todo lo que tomes está de lujo: berenjenas fritas, empanada y caldo gallego, croquetas de jamón, pastel de cabracho, buen marisco… Escancian sidra. En verano su terraza está a tope, como muchas de las que hay en esta misma calle. Por ejemplo, el andaluz que abrieron hace apenas un par de años, Velamar, en donde controlan muy bien la fritura andaluza. Raciones generosas y servicio dinámico.
Otro de mis preferidos, Club Torre 72 , en la calle Carlos Picabea (junto a la farmacia). De aspecto años 70, es un bar de pueblo, pueblo.  Su cocina –popular y clásica- es un lujo. Además de precios muy asequibles, una terraza en primavera y en inviernos soleados que es una gozada. La variedad es amplia y la materia prima de mucha calidad. Tapeo típico: huevos rotos, callos, ensaladilla rusa, chipirones en su tinta, magro de cerdo, etc. Muy amables en el trato.
En la calle Juan Van Halen hay unos cuantos bares también pero personalmente me gusta El Doblao (hay otros de esta cadena por la Comunidad de Madrid) Buenas materias primas. Tomate con ventrescasalmorejo,  alcachofas con berberechos, las roscas calientes, los pescaditos fritos a la andaluza, los huevos rotos con picadillo… Aconsejan también el rabo de toro. A veces les pido un plato de patatas fritas caseras con un poco de pimentón o perejil por encima… ¡Delicioso!
Nos recomiendan también El Trasgu (alta cocina, asturiano, caro), Los Chicos, de toda la vida, con buen marisco, carne y unas mollejas de chuparse los dedos; El Alamo, de Iñaqui Ongai, que para muchos es uno de los mejores. Tiene una excelente carne de buey y los mejores pescados (rape y besugo son su especialidad) sin dejar de comentar los exquisitos entrantes: alcachofas con jamón. tortilla de bacalao, pastel de cabracho, etc. Esta ubicado en una casona típica torresana, justo al lado de la iglesia del Pueblo y su ambiente es el del clásico mesón vasco.
Al otro lado de la Carretera de La Coruña, en Torrelodones Colonia (donde está la Casa de la Cultura) y la estación de tren, no podéis dejar de pasaros por La taV’HERna de Antonio (local ahora ampliado) en la calle Agapito Martínez 1, donde puedes tomar el mejor vermú de la zona además de una gran variedad de tapas y platos. Si están en su punto, las coquinas son un vicio. Tiene un personal de lo más encantador.
Si el picoteo se os queda corto, dos clásicos: La Entrada (en la misma entrada del pueblo) con cocina clásica (pescados, carnes a la brasa y gambas a la plancha) o El Pesca (que también tiene su versión en tapas), muy cerquita, en la carretera de Hoyo de Manzanares, que como su nombre indica está especializado en pescados (siempre se ha dicho que en Torrelodones hay los mejores pescados –tanto en restaurantes como en pescaderías- de la sierra de Madrid) Hablamos de precios considerados. Pero para mí, el que merece mucho la pena es El fogón de Baco (también en la Avenida de Valladolid, 13). Local pequeño, carta corta y una vinoteca de lujo.  Cocina de temporada con productos mediterráneos. Me encantan sus raviolis rellenos de foie y trufa con salsa de queso o sus bricks rellenos de queso, setas, foie y suscroquetitas variadas.
Bueno, espero que este pequeño relato os demuestre lo afortunados que somos en este pueblo, ¿Alguna sugerencia?

Publicaciones relacionadas